Skip to content

The Grange: Pasado, Presente y Futuro

Nuestro pasado

“We want to form young people who will be useful to the country and are trustworthy”

Con esta inspiración, nuestro Fundador articuló los ideales de un nuevo Colegio en Santiago. Mr John Jackson era un hombre visionario, un porteño de origen inglés, quien el 4 de junio de 1928 logró su sueño: fundar una institución chilena basada en los principios de las tradiciones británicas de educación.

The Grange School comenzó tan solo con 12 alumnos, quienes partieron internos. Este número creció extraordinariamente gracias a la exitosa visión de Mr John Jackson. A finales de los años 60 y principios de los años 70, nuestro Colegio  experimentó dos grandes cambios: dejó de ser un internado (1967) y se convirtió en un colegio mixto (1971), alcanzado los 1.200 alumnos y alumnas.

Mr John Jackson corriendo el Steeplechase

A lo largo de nuestra historia, The Grange School ha conservado fielmente la filosofía educacional de nuestro fundador, basada en desarrollar el potencial de cada alumno/a, un compromiso con los buenos modales y la disciplina. Asimismo, el inculcado concepto de “All-Rounder” está relacionado con el ideal renacentista de una educación integral, donde lo mental, lo físico, lo social y lo moral, se unen para dar un balance y realzar el crecimiento individual, así como también el espíritu del “Fair Play” respalda todos los aspectos de la vida en el Colegio y motiva el respeto por los valores universales.

Hasta el día de hoy, muchos Old Grangonian recuerdan cariñosamente a quienes han sido parte fundamental de nuestra historia, entre ellos, el Capitán Balfour, Ethel Balfour, Don Ignacio, el señor y la señora Scott, Ignacio Quinteros y muchos más.

El Presente

Con 93 años de trayectoria y más de 2100 alumnos inscritos, nuestro Colegio es sinónimo de calidad y excelencia. Los ex alumnos están preparados para enfrentar la vida universitaria en cualquier parte del mundo y convertirse en los líderes del futuro.

The Grange School entrega importantes valores y una búsqueda incansable del conocimiento, acceso a tecnologías de vanguardia y grandes facilidades. Nuestra infraestructura distribuida en diez hectáreas ofrece el espacio necesario para que los alumnos y alumnas se desarrollen en sus distintas áreas de interés.

Potenciamos en nuestros alumnos el juego limpio (Fair Play) , el desarrollo integral de las personas (All Rounders), los buenos modales (Good Manners), el espíritu de servicio hacia los otros (Spirit of Service), el trabajo en equipo (Team Spirit) y el interés por aprender (Joy of Learning).

El deporte, lo académico, las artes y el espíritu de servicio son los pilares de nuestro proyecto educativo. Somos una institución secular que pone énfasis en la empatía, la honestidad, la humildad, la integridad, la lealtad, la compasión y el respeto.

The Grange School es un Colegio completamente bilingüe, con fuertes lazos con el Reino Unido y la “Commonwealth”. Nuestra Educación Básica estimula a los alumnos a la total inmersión en inglés desde Prekinder. El currículum de la Educación Media es una mezcla de programas nacionales e internacionales, que apuntan a preparar a nuestros alumnos y alumnas para estudiar en cualquier universidad de su elección. Estamos orgullosos de la calidad y dedicación de todo nuestro Staff, tanto académico como administrativo, que nos permiten alcanzar los estándares que nos proponemos.

Todo este esfuerzo nos ha posicionado como uno de los mejores colegios privados de Chile y en el ranking de los mejores en Latinoamérica.

The Grange School fue inspeccionado en 2017 y fue acreditado por BSO (British Schools Overseas). Para ver el documento hacer click aquí.

El Futuro

The Grange School es una tradición en movimiento, reteniendo y renovando lo mejor del pasado, teniendo presente nuestras raíces. Mientras estamos al tanto de los cambio del siglo 21, nuestro reto en el futuro es mantenernos leales a los ideales educacionales de nuestra institución.

Es por esto que estamos comprometidos a:

Reforzar las tradiciones y los valores que han determinado el sello del Colegio y de nuestros actuales alumnos. Un pilar importante de nuestro proyecto es la formación  “All Rounders”, alumnos que se desarrolla en lo académico, lo deportivo, las artes y el espíritu de servicio hacia los otros y con responsabilidad como ciudadanos, así como el “Fair Play”. Ambos conceptos deben ser la base principal de todo lo que los jóvenes Grangonian hacen. Desde los primero años, nuestros alumnos son motivados a descubrir el “Grange Spirit” y así aprender e incorporar nuestros valores.

Alentar a los alumnos a crear fuertes lazos de amistad dentro del Colegio y tener el sentimiento de pertenecer a una Comunidad, permitiéndoles que se relacionen con generaciones antiguas de Grangonians.

Estar constantemente haciendo mejoras en nuestra infraestructura con la finalidad de ofrecer los espacios y recursos necesarios para que los alumnos/as desarrollen todo su potencial.

Buscar y mantener los mejores profesionales, tanto chilenos como extranjeros; educadores con altos perfiles, preparados para compartir nuestros valores y comprometidos con una educación de excelencia. The Grange School tiene un ambiente privilegiado para trabajar y los profesores tienen la oportunidad de continuar su desarrollo profesional, aprendiendo de otros colegas y compartiendo sus propias habilidades con otros profesores.

Apuntamos a continuar con nuestro programa educacional y seguir entregando a nuestros alumnos las herramientas necesarias para crecer y prosperar en este siglo, que promete ser uno lleno de desafíos y cambios.

Nuestra Visión

“We want to form young people who will be useful to the country and are trustworthy”

Nuestra Misión

“At The Grange School, every effort is made to give girls and boys a broad education, which prepares them as far as possible for the future. These all-rounders grow up in a fully bilingual environment, embedded in Mr. John Jackson’s British and Christian values; and which prizes fair play and the spirit of service. Attention is paid to intellectual training, but also to moral and physical development. Inculcating in youngsters a love for work is crucial, both for their own advantage and for the common good; initiative and team spirit are encouraged in all activities. For good work, play or conduct, pupils gain honours for their side rather than as individuals; and they are taught at every opportunity to be respectful and display good manners.”